cómo dejar de planear y comenzar a actuar